¿Por qué es importante ser manco? (También en VGC)

Por qué es importante ser manco preview

Sin excepción, todos hemos estado ahí. Estás tranquilamente jugando en Showdown o en Battle Spot, practicando con el equipo que has configurado con todo tu cariño y tiempo libre, que quizá antes te ha dado resultados o es la primera vez que lo juegas. No importa.

La primera que pierdes casi siempre es algún jugador que sospechas que ha hackeado el juego porque lo de las tres flinch de Avalancha al mismo Pokémon y la congelación al final de Rayo Hielo no es normal. Luego va el segundo oponente, que te lee hasta el diario de cuando tenías cinco años y te hace un 4-0. En último lugar, alguien usando algún Pokémon con un set inusual te destroza porque no sabías ni que eso existía ni que aprendía ese movimiento con el que tu Pokémon favorito ahora está en órbita.

Para tus oponentes, ha sido un combate más entre los cientos de todos los días, siendo para ellos simplemente parte de la experiencia de practicar y jugar VGC.

Pero para ti ha sido un despertar.

Desesperado, reevaluas todo lo que sabes. ¿Esto qué es? ¿Qué podía haber hecho mejor? ¿Porqué Game Freak inventó los efectos secundarios, y de la madre de quién me tengo que acordar cuando me paralizan de Rayo a mi Kartana AV?

Pero, más que nada:

“¿¡PORQUÉ NO PUEDO DEJAR DE SER MANCO!?”

Tengo una buena noticia, lector. Y es que yo, y todos los jugadores de la comunidad VGC internacional, estamos en la misma situación a menudo y sin excepción. No sólo en VGC, sino en cualquier esfuerzo académico o deporte que requiera de un aprendizaje constante.

La mala noticia es que, a la hora de afianzar tus conocimientos en cualquier materia y dominarla, nunca dejarás de tener esta sensación.

Si buscas dominar algo en concreto, nunca dejarás de ser manco.

Nunca habrá un día en el que te levantes y sientas que, increíblemente, has dejado de ser manco para siempre. (Nota: Si sientes que has dejado de ser manco para siempre, es que has dejado de aprender y por tanto, de estar en el camino del dominio de la materia pertinente)

Siento decírtelo así, pero esto es el lado oscuro de aprender y mejorar que nadie te menciona en sus vídeos de YouTube. Probablemente porque el creer que tras una determinada cantidad de trabajo, esfuerzo y adquisición de conocimiento, uno debería ser capaz de obtener resultados decentes da más visitas a tu canal que avisarte de esto.

Lo siento.

Convertirte en alguien realmente bueno (por ejemplo, convertirte en un jugador capaz de ganar un Nacional o hacer top cut en Worlds) requiere que estés cómodo con la idea de que vas a ser manco durante eones.

Independientemente del número de torneos en los que hayas logrado clasificarte decentemente o de lo conocido que seas en la comunidad.

No te confundas. También tendrás grandes momentos. (De lo contrario, estás haciendo algo mal)

Pero los momentos de gloria serán pocos y distantes entre sí, en comparación a la rutina de la práctica diaria. Entre los momentos de grandeza y de victoria habrá momentos más largos de desesperación.

Estos períodos de manquear NO SON OPCIONALES.

Son ESENCIALES.

Y el verdadero problema es tu actitud al respecto. Cómo lo manejas. Porque si juegas sintiéndote mal por ser malo, tendrás constantemente dificultades para seguir adelante y motivarte para seguir mejorando.

Ser manco no es malo. Al contrario, es bueno. Es información, y si sabes interpretarla, lo que significa ser manco es que estás en el camino correcto porque has dado con una oportunidad de subsanar un fallo y convertirte en un jugador más capacitado. No te rindas.

Al final, todo depende de tu confianza en ti mismo, en tu entrenamiento, y en el proceso. Dominar “el VGC” no es una meta. Es un camino.

Sigue siendo manco. El tiempo y la experiencia lo arreglarán.

Créeme.

[Artículo inspirado por y adaptado de este post de KarateByJesse]

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *